Joan Didion y el arte de dejar ir

Saber que Netflix está distribuyendo el documental dedicado a Joan Didion fue una grata sorpresa, sobretodo porque sus libros son (al menos en mi experiencia) difíciles de conseguir en español, y esto seguramente hará que más personas se interesen por su obra.

Joan Didion: The Center Will Not Hold es una breve crónica de la carrera y vida de la laureada escritora estadounidense, dirigida por su sobrino Griffin Dunne. La primera parte se concentra en sus ensayos periodísticos y novelas realizadas desde finales de los 60 hasta mediados de los 80, con temas como la era hippie, las Panteras Negras, la paranoia nacional tras los asesinatos de Charles Manson, la escena musical de Los Angeles y la guerra civil en El Salvador. También nos cuenta cómo inició su relación con John Gregory Dunne, su decisión de asentarse en California y la llegada de su hija Quintana Roo (sí, como el estado del sur de México).

I don’t know what ‘fall in love’ means. It’s not part of my world. But I do remember having a very clear sense that I want this to continue. I liked being a couple. I liked having somebody there.

La segunda parte se concentra en el doloroso proceso creativo detrás de The Year of the Magical Thinking y Blue Nights, que detallan el duelo por el que Didion pasó tras la muerte repentina de su esposo en diciembre de 2003 y la de su hija en agosto de 2005, quien pasó un año hospitalizada.

Joan Didion con su esposo John Gregory Dunne y su hija Quintana en 1976. (John Bryson | Getty)

Life changes in the instant. The ordinary instant.

The Year of the Magical Thinking es crucial en mi vida porque es el registro sobre duelo más realista que he leído e ilustra perfectamente la parálisis emocional por la que muchas personas pasamos cuando un ser querido muere. En este punto del documental es muy interesante ver cómo se desarrolló la adaptación teatral de la historia y el efecto que tuvo en su protagonista, la gran Vanessa Redgrave, tras perder a su hija y también actriz, Natasha Richardson.

Grief is different. Grief has no distance. Grief comes in waves, paroxysms, sudden apprehensions that weaken the knees and blind the eyes and obliterate the dailiness of life.

Blue Nights, sobre la vida y fallecimiento de Quintana Dunne, muestra que todos los duelos son diferentes y que a veces el amor no es suficiente.

“You have your wonderful memories,” people said later, as if memories were solace. Memories are not. Memories are by definition of times past, things gone. Memories are the Westlake uniforms in the closet, the faded and cracked photographs, the invitations to the weddings of the people who are no longer married, the mass cards from the funerals of the people whose faces you no longer remember. Memories are what you no longer want to remember.

No sé si la entrevista, realizada también por Griffin Dunne y en la que su tía corrige algunas de sus preguntas o afirmaciones, es la mejor línea argumental que podía tener el filme, pero no creo que la señora Didion habría accedido a hacer el proyecto de otro modo. Si han leído su obra, este documental les gustará, y si no, descubrirán a una autora profundamente interesante.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *